Ecología semillera II

Edição X | 02 - Mar . 2006

James Delouche - JCDelouche@aol.com

   Los ecosistemas de cultivos fueron esenciales y necesariamente establecidos por la transformación o sustitución de partes de ecosistemas naturales, y este proceso todavía sigue hasta los días de hoy. Evidencias históricas y ecológicas muestran que los complejos ecosistemas naturales fueron manipulados en etapas graduales, discretas y en fases, para criar sistemas de producción artificiales mas simples con la evolución de los cultivos agrícolas.
  Dos sistemas de producción contrastantes emergieron de estas transformaciones y manipulaciones. Un sistema de cultivo de semilla, basado en especies vegetales que se reproducen por medio de semillas, desarrollado en áreas mas templadas y subtropicales en el Viejo y Nuevo Mundo, y un sistema de “vegecultivos” o cultivos de vegetantes, basado en especies propagadas vegetativamente, desarrollado en las áreas húmedas de las Ameritas, Sudeste de Asia y Oeste de África. 
                
    Adaptación estacional de los cultivos 
             
    La manipulación de los ecosistemas agrícolas, para tornarlos más simples, eficaces, eficientes y convenientes para producción de alimentos, fibras y otros materiales y, especialmente para adaptar los sistemas a otros ambientes y estaciones, presentó a los agricultores e investigadores muchos desafíos y problemas y esto también continua aconteciendo actualmente. En la década de 30, los científicos agrícolas rusos recibieron el desafió ecológico de adaptar un sistema de cultivo de invierno a la primavera, esto es, convertir trigo de invierno en trigo de primavera.              
    El problema es que el trigo de primavera de la región semiárida de las estepas ucranianas comenzó bien, pero era frecuentemente damnificado por las elevadas temperaturas del verano en el inicio de la formación de los granos. El científico ruso T. D. Lyssenko, que había realizado un trabajo pionero en el desarrollo fásico de los vegetales, pensó que el problema podría ser solucionado sometiendo las semillas de trigo de invierno a las condiciones simuladas del verano. Las condiciones o tratamiento simulado de invierno, llamado vernalización, acortaría, teóricamente, el periodo vegetativo y aceleraría el florecimiento y la formación de los granos en los días largos del final de la primavera e inicio del verano. Las semillas de trigo de invierno fueron invernalizadas ajustando el grado de humedad para 50% y fueron mantenidas en temperaturas similares a las de invierno, cerca del punto de congelamiento (1 - 2°C) por periodos de hasta 60 días.               
    El tratamiento pareció funcionar de acuerdo con la teoría, y por los 20 años siguientes, la metodología fue ampliamente promovida en toda Rusia y acepta por investigadores de otros países para la conversión de cultivos de invierno en cultivos de primavera, por ejemplo, trigo, cebada, centeno, induciendo la floración y la formación de semillas de algunas forrajeras de clima templado, por ejemplo alfalfa, ryegrass, sobre condiciones desfavorables y acelerando la  florescencia y la formación de semillas en cultivos de vegetales, como lechuga y cebolla.                
    Los resultados producidos por el tratamiento, no obstante, eran bastante inconsistentes y, en muchos casos, muy poco superiores a los controles. Mientras que la vernalización era todavía un tópico interesante y popular en seminarios, durante mis estudios de graduación en inicios de la década de 50, las investigaciones y aplicaciones prácticas del tratamiento habían caído críticamente inclusive en Rusia. Varios de otros métodos para alterar la estación de plantío de los cultivos fueron testados con suceso limitado. El plantío de cultivos de primavera en regiones mas al norte y más frías, como Canadá, es frecuentemente retardado debido a las condiciones adversas para la siembra.                
    Algunos estudiosos, no obstante, comienzan a pensar en la posibilidad de sembrar en condiciones favorables, como en otoño por ejemplo, pero sin germinar hasta que las condiciones se tornen favorables en la primavera siguiente. Una experiencia pasada, en los años 60, era genética y fisiológica. Fue introducida dormición suficiente en la semilla de Avena sativa de forma que solo podía ser sembrada en otoño, pierda la dormición en el invierno y germine solamente después de la primavera. Las variedades especiales que se desarrollaron fueron llamadas dormoats.                
    Otra experiencia un poco mas tarde, en los años 70, era química y mecánica. Las semillas de trigo fueron recubiertas con un material termosensible para la siembra en otoño, el cual impedía la absorción de agua hasta que el suelo no este lo suficientemente caliente en la primavera siguiente. Estos fueron experimentos bastante creativos para resolver problemas ecológicos del tiempo de siembra, no obstante, las ideas eran mas avanzadas que la tecnología disponible en aquel entonces. 

                
    Impedimentos Ambientales 
              
    Muchos cultivos de vegetales de estación fría son producidos en los desiertos del oeste de los EUA durante el invierno. Algunos cultivos son sembrados en septiembre, cuando la temperatura del suelo es bien elevada. Las semillas de lechuga, uno de los cultivos mas importantes, son leves y sensibles a elevadas temperaturas, entonces, es difícil obtener una población comercial de mudas plantadas en septiembre. Varios tratamientos fueron desarrollados para vencer la restricción impuesta por la elevada temperatura y por la oscuridad del ambiente. El tratamiento de las semillas con giberelina y/o priming de la semilla amplia la franja de temperaturas para germinación y establecimiento de las mudas para temperaturas mas elevadas, mas comunes en septiembre.  
                 
    Las semillas de trigo fueron recubiertas con un material termosensible para la siembra en otoño, el cual impedía la absorción de agua hasta que el suelo no este lo suficientemente caliente en la primavera siguiente”   
              
    El priming u osmocondicionamiento, también es eficaz en la promoción de la germinación de otros tipos de semillas sobre condiciones que son normalmente desfavorables.  Mudanzas en la época de siembra y en el ciclo del cultivo también pueden modificar las condiciones ambientales, la ecología, el cultivo en la florescencia critica, llenado de los granos y periodos de maduración. El aumento considerable en la densidad de siembra fue conseguido por medio de ajustes en la irrigación, fertilización, protección de cultivos y, especialmente, en el periodo de maduración del cultivo.                
    Cultivos que tenían periodos de maduración de 200 o más días, en el pasado, ahora maduran con 120-140 días o menos. En regiones son estaciones húmeda y seca distintas, el acortamiento del ciclo del cultivo resulta en la maduración del cultivo durante la última estación de lluvias, en vez de en la primera estación seca, lo que requería importantes mudanzas en el manejo del cultivo, en la cosecha y en el manejo de la producción para minimizar perdidas post cosecha.                
    Dificultades en la producción de semillas y granos de calidad de las variedades de soja de maduración precoz, en el sudeste de los EUA, fueron, por mucho tiempo, una restricción a la utilización de tales tipos precoses en un mix de variedades para alcanzar las ventajas de dispersar riesgos, mano de obra, maquinaria e irrigación por un largo periodo de tiempo. Las variedades precoses eran generalmente plantadas después del cultivo de algodón, aproximadamente de mayo hasta mediados de junio, lo que estaba sujeto a las frecuentes secas de fin de julio y agosto, durante la floración y periodo de llenado de los granos, y las lluvias frecuentes y elevada humedad durante el fin de la maduración y del periodo de cosecha, en septiembre.                 
    También con frecuencia, los resultados fueron rendimientos bajos, semillas de mala calidad y granos perjudicados por el clima. Algunas personas, no obstante, decidieron ir contra la práctica usual y plantar las variedades de maduración precoz más temprano. De esta forma, hicieron que el cultivo alcance la maduración antes, escapando de la seca y pudiendo cosechar antes de las lluvias de fin de septiembre. La transición para el plantío precoz de soja, es claro, involucra mucho más que alguien intentando y teniendo suceso. El cultivo de arroz es uno de los ecosistemas de cultivo más interesantes y no tan simple. Esto y la ecología de las plantas dañinas serán examinados en la continuidad de estos ensayos sobre la ecología de la semilla.  

Compartilhar

newsletter

Receba nossas melhores
matérias em primeira mão!