No Existe Almuerzo Gratis

Edição VII | 02 - Mar . 2003

James Delouche - JCDelouche@aol.com

   Hace tiempo, como un esposo bien educado que soy, le pregunté a mi esposa si podría pasar un fin de semana con amigos en Luisiana para asistir un juego de basketball. Ella me respondió de manera razonable, como una esposa confiante en su posición de comando: “si va a divertirse, usted merece. Entonces, en el próximo fin de semana, podremos ir a de Alabama para hacer unas compras”. Me resigné y le respondí: “ OK negocio hecho”. Más tarde reflexioné sobre más esa prueba de que la expresión “no hay almuerzo gratis” es verdadera.              
   Aprendemos, mismo antes de ser adultos, que existe un costo asociado a cada beneficio que se obtiene, o sea, no se consigue algo a cambio de nada. De la misma manera que el dicho “no hay almuerzo gratis” es utilizado en el medio político, también se aplica en otras áreas. La agricultura y la industria de semillas no son excepciones a esa regla. Los agricultores aceptaron los materiales genéticamente modificados de algodón, maíz y soja resistentes a varios insectos y herbicidas debido el control ser mas seguro, simple y barato. Pero esto tiene un costo.               
   Los agricultores pierden un poco de su independencia. Ellos no pueden más guardar sus propia semillas y deben permitir que los obtentores inspeccionen sus campos de producción. Hay mayores riesgos y costos para los obtentores varietales y para los agricultores que utilizan los materiales desarrollados. Los opositores a la biotecnología consideran que el uso del gene Bt o de otros genes para la resistencia a herbicidas puede resultar en el desarrollo de otros materiales resistentes. A pesar de haber mucho exagero de la oposición a la biotecnología, no hay duda que en el futuro va a prevalecer el dicho de que “no hay almuerzo gratis”.                Aún ahora, la compra de algodón Bt, por ejemplo, requiere que el agricultor esté de acuerdo en seguir prescripciones detalladas destinadas a dificultar que se desarrolle resistencia en la población de insectos. En el caso de variedades resistentes a herbicidas, el gran riesgo es que el carácter de resistencia sea transferido a los parientes silvestres del cultivo, mucho de los cuales son malezas importantes. El arroz rojo es una importante maleza en el arroz cultivado, habiendo ocurrido suficientes cruzamientos entre los dos tipos de arroz, de manera que han aparecido tipos de arroz rojo adaptados al cultivo. Están siendo utilizados dos abordajes para el control de malezas en arroz con el uso de herbicidas:
               
    En el correr da nuestra vida, aprendemos a buscar cosas en que los beneficios sobrepasan los costos y evitar cosas que tienen costos mayores que los beneficios. Pasamos a aceptar completamente esa lección, así como los compromisos y acuerdos que necesitan ser firmados para su implementación.”   
             
1) uso de variedades “convencionales” de arroz, desarrolladas a través de mutantes que ocurren de forma natural, resistentes a los herbicidas Imidazolinone de amplio espectro;               
2) variedades transgénicas, desarrolladas a través de la introducción de genes exóticos para la resistencia a herbicidas específicos.   
             
   El gran riesgo en ambos abordajes es el desarrollo de tipos de arroz rojo resistentes a herbicidas. Las empresas involucradas en estas investigaciones reconocen el riesgo y declaran que darían la bienvenida al desarrollo de variedades competitivas resistentes a herbicidas, de forma que puedan ser utilizadas en rotación para minimizar el desarrollo de arroz rojo resistente al herbicida. Los “piratas” de la propiedad intelectual de las cultivares protegidas o con patente, consideran que están aprovechando un “almuerzo gratis”.                
    Realmente están, en un sentido bastante limitado y auto-centrado. Ellos sacan provecho de los beneficios del cultivar sin los costos de royalties o de otras tazas. Sin embargo, hay un costo para todos los agricultores que desean usar un cultivar protegido y obtenerlo da forma legítima: ellos pagan por las semillas un precio mucho más alto del que pagarían si no hubiera piratería. En el futuro, todavía, el precio puede aumentar y llegar también hasta los “piratas”: Los obtentores de cultivos protegidos pueden preferir retirar los cultivares protegidos de determinados países, si no hay protección contra la piratería de cultivares o la ley no está siendo cumplida.                
    Entonces, todos los agricultores pueden sufrir con la falta de acceso a cultivares más económicos y productivos. Así siendo, existe un costo asociado a la mayoría de las cosas. No hay “almuerzo gratis”. En el correr da nuestra vida, aprendemos a buscar cosas en que los beneficios sobrepasan los costos y evitar cosas que tienen costos mayores que los beneficios.
    Pasamos a aceptar completamente esa lección, así como los compromisos y acuerdos necesitan ser firmados para su implementación. Yo hice eso. Me divertí mucho con mis amigos en el juego en Luisiana, a pesar de mi equipo haber perdido, y sobreviví, sin daños psicológicos y financieros excesivos, a un día y medio de compras en el shopping.  
 

Compartilhar

newsletter

Receba nossas melhores
matérias em primeira mão!